Uruguay abre sus puertas para recibir a los skaters brasileños para dar caña a sus spots de unas maneras devastadoras tanto para ellos, como para la ciudad.